Al plantearme la grata obligación de definir de algún modo los sentimientos que experimento ante los bronce y las joyas de Fina, me quedé sorprendido cuando, al abrir por casualidad un libro dedicado a la poesía española, leí las primeras cuatro líneas de un soneto de Juan de Tarsis y Peralta:

En ondas de los mares no surcados
navecilla de plata dividía;
una cándida mano la regía
con vientos de suspiros y cuidados.

Eran perfectamente las imágenes de las obras de Fina; incluso el sentimiento me pareció muy cercano al mio. En verdad, pensé, el mundo de Fina es un mundo de impulsos contenidos, donde, incluso los pájaros contienen el aliento, las hojas de bronce pintado el propio temblor querido, las casas – la vida.

routing code

Y las velas al viento desplegado
rico en la tempestad – halla el deseo
escollo de diamante en golfos de oro.

Aquel día no tuve ninguna otra revelación ( aparte de un felicísimo suspiro contenido por estar en armonía con mis pensamientos en torno a las pequeñas esculturas de Fina ).

JURI RODKINKE
Moscú 15 de Octubre de 2000